Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies y basado en la politica de cookies de Google Adsense. Puede leer a continuación el enlace
DEJE SUS OPINIONES AL FINAL DE CADA NOTICIA

LA NOTICIA DESTACADA

Concepción bajo agua tras último temporal: cientos de familias dejan sus hogares

Varias localidades del departamento de Concepción quedaron bajo agua tras el temporal de las últimas horas. Las familias afectadas se ven ob...

31 ene 2021

“La máquina de coser me cambió la vida”: interno apunta a su reinserción social

Carlos “Cali”, es una persona privada de libertad en Tacumbú que plasma su arte en la confección de delantales de cuero y jeans que son comercializados por la firma FR Ideas. Apunta a su reinserción social y cursa el tercer año en Psicología que la Universidad Metropolitana de Asunción dicta dentro de la penitenciaría.


Antes de ingresar a la cárcel, Carlos era empleado en su natal Horqueta, Concepción. Se hizo costurero dentro de la Penitenciaría Nacional después de participar de un curso que implementó el Sistema Nacional de Formación y Capacitación Laboral (SINAFOCAL) en convenio con la cartera de Justicia y abrió su taller en el 2015, cosiendo pantalones de jeans y remeras tipo polo inicialmente.

Ahora produce delantales para FR Ideas. “La máquina de coser me cambió la vida, gano bien y me espera un futuro al recuperar la libertad”, afirma el interno que lleva 6 años de los 22 que le pesan de condena.

El hombre se arrepiente por su error, pide perdón y lleva un buen comportamiento que podría reducirle la pena. Salió adelante en un oficio y ahorra dinero porque al salir en libertad anhela montar su taller de costura, parte de lo que gana también envía a su madre para ayudarla.

“Estando aquí recluido, también les hago pasar mal a mamá y a mis siete hermanos, por eso quiero que vean mis esfuerzos. Deseo volver a casa, recuperar a mi pareja y mi niña de ocho años, porque de verdad aprendí la lección”, admite.

Los delantales son de estilo vintage con toques de la idiosincrasia del paraguayo. Se confeccionan en cuero puro y combinación de dos cueros o jeans con tiras y detalles en cuero y herrajes de metal, llevan logos, nombres y leyenda en láser, grabados o bordados. Tienen tiras anatómicas cruzadas en la espalda y bolsillos para el celular. Los compartimientos varían, las de parrilleros incorporan argollas porta chairas o trapos, y la de los estilistas, bolsillos para tijeras, peines, rociadores y navajas.

“Puedo tener listo un delantal sencillo en 45 minutos; con más detalles, me lleva hora y media. Los de cuero, coso yo, porque allí no te podes equivocar”, comenta el destacado.

La demanda de aprones se da todo el año y el producto es competitivo en el plano local resultado de fusionar buen cuero o género, perfecto acabado y precios que se ajustan a la posibilidad del cliente, desde 200 mil a 700 mil guaraníes.

HOY

No hay comentarios: