Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies y basado en la politica de cookies de Google Adsense. Puede leer a continuación el enlace
DEJE SUS OPINIONES AL FINAL DE CADA NOTICIA

LA NOTICIA DESTACADA

Con la fe puesta en Dios, vecinos realizan cadena de oración ante pandemia

Familias religiosas acuden al auxilio espiritual como una manera de combate al coronavirus. Es así todas las noches hay rezos en algunos bar...

2 jun. 2015

Proyecto de plan social es dejado de lado en los núcleos

Un proyecto social en el Norte, con colaboración de la Gobernación de Concepción, dueños de estancias y la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), se vio afectado con el nombramiento del coronel Raúl Salinas como comandante de la FTC. El proyecto social y de inversión no se pudo realizar por falta de protección.
Los primeros días de marzo, el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) atacó la estancia Guaraní, cuyo propietario se encargaba de presenciar las reuniones entre los pobladores y las autoridades gubernamentales y de la FTC.

En el atentado dejaron una nota escrita a mano, que habría sido redactada, según fuentes, por Liliana Villalba, alias Comandante Anahí Ayala. Exigían que se abandone la agricultura mecanizada.

En ese momento, recién iniciaba la primera parte del proyecto, que consistió en cosechar 100 ha. de maíz, realizada por los mismos pobladores de los núcleos, y que vendían a los estancieros.

El 1 de abril, el presidente cambió al general Ramón Benítez de la conducción de la FTC, justo cuando se buscaba potenciar el proyecto social que incluía beneficios para pobladores de los asentamientos (núcleos 3, 4, 5, 6 y 7) de Arroyito, Concepción.

visión. Además de eso, se tenía como objetivo la plantación de 250 ha. de mandioca, el mejoramiento de los caminos hasta el Núcleo 7 con la ayuda de los efectivos del Comando Ingeniería, dependiente de la FTC.

Asimismo, los empresarios de Guaraní, Ypotí y Santana les iban a pagar a los tractoristas que iban a realizar las mejoras viales para poder tener caminos que les permitan retirar el producto.

Varios pobladores de la zona comentaron que, lastimosamente, la promesa, tras el atentado, de dar seguridad y vigilancia en la zona de los caminos y cultivos no se cumplió, y los efectivos del Comando de Ingeniería ya no recibieron la orden de seguir con la tarea, según fuentes militares.

No hay comentarios: