18/10/2009

Inicio terrorista en accion.


PASO BARRETO, Concepción.- En el círculo se aprecia el cabo utilizado por los secuestradores de Fidel Zavala para hacer detonar la granada que hirió a dos policías, a uno de ellos de extrema gravedad.

El Paraguay tiene sus problemas, pero nunca hasta ahora había sido víctima de la violencia terrorista, que tanta tragedia y dolor provocó sí en otros países de América Latina y el mundo. Es preciso detener de raíz esta tendencia. Hay muchos rumores, pero poca información corroborada sobre el plagio y las posibles tratativas. La Policía se retiró de la zona por pedido de la familia. Ayer arribaron al país diez expertos colombianos en lucha contra la guerrilla, para sumarse a la investigación.
Monseñor Zacarías Ortiz Rolón acusó al gobierno de Fernando Lugo de facilitar dinero y brindar apoyo político a grupos radicalizados, que optaron por la violencia para imponer cambios sociales. La administración de Fernando Lugo es una verdadera ensalada ideológica, donde la izquierda radicalizada tiene cabida. Mons. Zacarías puso el dedo en la llaga.
Mons. Zacarías Ortiz Rolón, obispo de la diócesis de Concepción y Amambay, puso el dedo en la llaga: acusó al gobierno de Fernando Lugo de alentar la existencia de grupos radicalizados. En declaraciones realizadas en la tarde del viernes, el obispo reconoció el fortalecimiento del Ejército del Pueblo Paraguayo y lamentó la inacción policial para desarticular al grupo paramilitar.
Dos aspectos resaltó Mons. Zacarías Ortiz Rolón: La entrega de dinero y el apoyo a ocupaciones de tierra, como factores que permiten una mayor presencia del Ejército del Pueblo Paraguayo en la región.
El prelado lamentó que buena parte de los dirigentes del Ejército del Pueblo Paraguayo hayan surgido de los movimientos sociales de la Iglesia, incluso varios de ellos eran laicos comprometidos.
Monseñor Ortiz Rolón estableció una clara diferencia entre el compromiso social eclesial y la opción armada, en busca de cambios sociales. Rechazó con firmeza la violencia como alternativa para erradicar la miseria que impera en Concepción. “La violencia no es el camino para el cambio”, expresó.
No solo mencionó al Ejército del Pueblo Paraguayo; también resaltó la participación de la Organización de Campesinos del Norte (OCN) en un proceso donde se plantea el choque armado contra las fuerzas de seguridad del Estado. Según expresó el obispo, la OCN es un grupo relacionado con el EPP, que actúa en una suerte de intermediación con los sectores más radicalizados.
No hay que olvidar el respaldo político que brinda al EPP la organización Articulación Urbana y Rural, que tiene sus bases principales en Arroyito, Horqueta y Hugua Ñandu, que son precisamente las áreas de mayor influencia del grupo paramilitar de izquierda.
Una revolución no se lleva a cabo sin dinero. Es más, se necesita mucho dinero para sostener a un equipo de personas dispuestas a combatir: entrenamiento, armamento, apoyo logístico y tareas de inteligencia.
El testimonio de los peones de la estancia Doña Mabel resalta la disponibilidad de uniformes nuevos, equipos de comunicación y armamento pesado. Cada uno de los comandos del EPP tenía radios portátiles, granadas de mano, botas nuevas y equipos de camuflaje relucientes, lo que da la pauta del nivel de organización de este grupo.
Parte del dinero que utiliza el EPP tiene su origen en el gobierno de Fernando Lugo, cuya administración es una perfecta ensalada ideológica donde la extrema izquierda tiene cabida.
Sucesivos gobiernos del Partido Colorado demostraron que las arcas del Estado se encuentran al alcance de cualquier político carente de escrúpulos. Si unos lo utilizaron para enriquecerse a costa de nuestro sufrido bolsillo, ¿por qué otros resistirían la tentación de financiar una guerrilla, el sueño dorado de todo buen revolucionario de extrema izquierda?

FACTORES DE ATRASO

La Asociación Rural del Paraguay (ARP) lamenta que continúen existiendo en el país los factores de freno y de atraso que castigan sin pausa al sector agropecuario y la ciudadanía en general, tales como el secuestro, señaló anoche el titular de ese gremio, Juan Néstor Núñez, durante el acto de inauguración de la 63ª Exposición de Ganadería y V Congreso Mundial Brangus, en Mariano Roque Alonso.
El único “pecado” cometido por el ingeniero Fidel Zavala Serrati es haber apostado por el trabajo honesto en beneficio del Paraguay. Con su violento secuestro se abre otro episodio triste en la historia de nuestro país, declaró Núñez en su discurso.