Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies y basado en la politica de cookies de Google Adsense. Puede leer a continuación el enlace
DEJE SUS OPINIONES AL FINAL DE CADA NOTICIA

LA NOTICIA DESTACADA

En Cuarentena, multitud recibe a radialista absuelto de acusación por abuso de menores

CONCEPCIÓN. Una multitud recibió esta noche en Concepción al comunicador radial Édgar Américo Chilavert Diana, quien fue absuelto por la jus...

10 ene. 2009

Rastrillaje infructuoso en distritos de Concepción y San Pedro

Los hermanos Ríos Vera fueron capturados por militares y sin orden judicial en una vivienda de Kurusu de Hierro, en el primer día de rastrillaje, posteriormente fueron liberados. La concubina de uno de ellos denunció maltratos físicos.

CONCEPCIÓN Y SAN PEDRO

"No, señor, hasta ahora no hay ningún detenido", aseguró enfáticamente ayer, a las 11.30, el comandante de la Policía Nacional, comisario Viviano Machado, mientras supervisaba personalmente el operativo de búsqueda de los miembros del presunto grupo armado, autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), en el asentamiento Kurusu de Hierro, al sur de Concepción.

Sin embargo, a tan solo 500 metros del lugar de donde el comisario Machado formulaba estas declaraciones a Última Hora y Telefuturo, unas cinco horas antes se había producido la detención de dos pobladores por parte de un grupo comando de élite de las Fuerzas Armadas, bajo la sospecha de tener conexiones o pertenecer al grupo guerrillero que incendió el destacamento militar de Tacuatí, San Pedro, en la noche de Año Nuevo.

Guido Ríos Vera, paraguayo, soltero, 30 años de edad, y su hermano menor A.R.V., de 17 años, ambos agricultores, oriundos de María Auxiliadora, Yby Yaú, fueron capturados por los militares, sin orden judicial, alrededor de las 6 de la mañana, cuando se disponían a salir de la modesta vivienda que habitan en Kurusu de Hierro.

Recién en horas de la tarde intervino la fiscala Sandra Quiñónez quien ordenó la liberación de los detenidos.

ESTABA DURMIENDO. "Mi marido, Guido, todavía estaba durmiendo. Yo y mi cuñado ya nos habíamos despertado por el ruido del helicóptero que pasaba sobre nuestra casa. Salimos a mirar, cuando varios militares con armas y la cara toda pintada nos cerraron el paso. ?¿Mba'ere pe disparáta?' (¿por qué van a huir?), me gritó el jefe, y ya nos agarraron, nos hicieron acostar en el piso y nos taparon los ojos con una venda oscura, mientras revisaban toda la casa", relató Carmen Segovia Centurión, paraguaya, 22 años, concubina del mayor de los hermanos Ríos Vera.

IRREGULARIDADES. Alrededor de las 13, los enviados de Última Hora y Telefuturo fuimos los primeros periodistas en llegar al humilde rancho que habitaban los detenidos. Un grupo de militares y policías custodiaban la vivienda y nos cerraron el paso, impidiendo la entrada.

Cuando le requerimos que deseábamos entrevistar a los familiares de los detenidos, el oficial militar jefe del grupo pidió instrucciones por radio.

En el interior se encontraba Carmen Segovia Centurión, quien denunció que los militares la tenían bajo arresto domiciliario, sin que haya intervenido aún ninguna autoridad de la Fiscalía.

"No nos mostraron ninguna orden judicial. No vino ningún fiscal, ni su asistente, solo militares, que nos trataron como si estuviéramos en una guerra. Nos tuvieron como media hora en el piso, con los ojos vendados", relata.

Ningún jefe policial o militar quiso dar información sobre el paradero de los dos detenidos. "No hay personas detenidas, toda información la vamos a dar a través del centro de comunicación instalado en el Ministerio del Interior, en Asunción", se excusó en reiteradas ocasiones el comandante de la Policía Nacional, Viviano Machado.

"Yo no sé a dónde llevaron a mi esposo y mi cuñado. Tampoco sé por qué les detuvieron. Nosotros, en la noche de Año Nuevo, estuvimos cenando en nuestra casa y los vecinos nos vieron, no pudimos participar en la quema de la comisaría en Tacuatí", explicó Carmen Segovia.

¿INFILTRADOS?

Los hermanos Guido y A. Ríos Vera se establecieron en la vivienda (prestada por un pariente) hace dos meses, pero desde 3 años que frecuentan la zona. "No podemos hablar de ellos, porque son nuevos en la comunidad, prácticamente no los conocemos", dijo el presidente de la Comisión Vecinal de Kurusu de Hierro, Eulogio Cárdenas. Un dirigente campesino que pidió no ser identificado, por temor a represalias, confesó que siempre hubo fuertes sospechas de que los hermanos Ríos Vera eran miembros del Ejército del Pueblo Paraguayo, y que habían sido enviados "para infiltrarse en la comunidad".

No hay comentarios: