Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies y basado en la politica de cookies de Google Adsense. Puede leer a continuación el enlace
DEJE SUS OPINIONES AL FINAL DE CADA NOTICIA

LA NOTICIA DESTACADA

Investigan supuesta celda VIP en el Penal de Concepción

La ministra de Justicia, Cecilia Pérez manifestó que iniciaron una investigación tras las denuncias de supuestas celdas VIP en la Cárcel Reg...

19 ene. 2009

Mafia de la marihuana en aprietos

TACUATI, (ABC).
El ritmo de las operaciones de las fuerzas de seguridad del Estado no disminuye. Tropas especiales llevan a cabo todos los días tareas de infiltración, reconocimiento y allanamientos, en apoyo de la Policía Nacional. 19 puestos de control establecieron una “tenaza” alrededor de Tacuatí. Mafia de la marihuana enfrenta problemas para transportar la “hierba maldita” hasta el Brasil, en semanas previas al carnaval.

El distrito de Tacuatí y sus alrededores se encuentra cubierto por 19 puestos de control, donde efectivos de las fuerzas de seguridad del Estado verifican identidad de personas e inspeccionan vehículos en forma minuciosa.

En los últimos cuatro días disminuyó notoriamente el número de personas demoradas por falta de documentos de identidad; las personas que circulan por la zona en forma habitual toman la precaución de portar sus respectivas cédulas, a fin de evitar inconvenientes.

La inspección que llevan a cabo de los vehículos es minuciosa, incluyendo todo aquello que se transporta. Los bolsones de mano, mercaderías, por ejemplo, también se verifican, con la participación del propietario.

Cada puesto de control está compuesto de agentes policiales y cinco o seis militares. Un grupo lleva a cabo la verificación mientras los restantes se ocupan de rodear el vehículo, con las armas listas.

La ubicación de los puestos de control fue determinada por agentes del servicio de inteligencia militar, luego de un mapeo realizado por comandos del Destacamento Conjunto de Empleo Inmediato (DCEI).

El objetivo de los puestos de control es establecer una “tenaza” alrededor de Tacuatí, para evitar el tráfico de marihuana y lograr la identificación de personas que podrían estar involucradas en el atentado contra el destacamento de la III División de Caballería.

Las posibilidades de que puedan circular grandes cantidades de la “hierba maldita” son reducidas, lo que está causando millonarias pérdidas a las mafias del narcotráfico. El momento en que tiene lugar la intervención de las fuerzas de seguridad no puede ser peor para estos grupos delictivos, dado el alto consumo que se registra en Brasil en las semanas que rodean al carnaval.

PASO OBLIGADO

Tacuatí es paso obligado de buena parte de la marihuana cultivada en Concepción y el norte de San Pedro. Es el camino más cercano para llegar a Capitán Bado y evitar los controles que giran alrededor de Pedro Juan Caballero.

La falta de control, complicidad de la policía departamental y la “venta de protección” terminaron por convertir al distrito en “tierra de nadie”, donde la presencia del Estado se reduce a una mera formalidad.

El resultado de esta situación es la presencia de grupos delictivos, que controlan la región imponiendo un clima de terror.

El factor que rompió el molde es la decisión gubernamental de seguir con el operativo policial-militar. En ataques anteriores, que afectaron a comisarías de la Policía Nacional, la búsqueda de los delincuentes no pasó de cuatro o cinco días.

Un ejemplo es el asalto a la comisaría de Kurusu de Hierro, en la vecina Horqueta, departamento de Concepción. La unidad policial quedó destruida, el Ejército del Pueblo Paraguayo asumió la responsabilidad, pero a los ocho días terminó la búsqueda de los responsables del atraco.

El gobierno de Fernando Lugo tomó la decisión de combatir a los delincuentes organizados del Ejército del Pueblo y la mafia del narcotráfico. Este es el momento en que las operaciones de las fuerzas de seguridad mantienen el mismo ritmo que el primer día.

Comandos de tropas especiales del Ejército junto con miembros de élite del DCEI llevan a cabo operaciones de reconocimiento en todos los montes de la región, con el apoyo de helicópteros artillados de la Fuerza Aérea Paraguaya.

Se pretende romper la estrecha alianza de narcotraficantes con el Ejército del Pueblo, de allí los 19 puestos de control en toda el área.

En este momento, Fuerzas Militares estudia la posibilidad de emplazar en forma permanente una unidad militar de importancia en la región, con capacidad para reaccionar con rapidez ante incursiones de los delincuentes del Ejército del Pueblo Paraguayo.

Un saldo positivo de esta operación es el daño económico a narcotraficantes.

No hay comentarios: