Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies y basado en la politica de cookies de Google Adsense. Puede leer a continuación el enlace
DEJE SUS OPINIONES AL FINAL DE CADA NOTICIA

LA NOTICIA DESTACADA

Con la fe puesta en Dios, vecinos realizan cadena de oración ante pandemia

Familias religiosas acuden al auxilio espiritual como una manera de combate al coronavirus. Es así todas las noches hay rezos en algunos bar...

20 ene. 2009

Campesinos toman distancia del EPP

Horqueta, Concepcion.-
Asunción Duarte, de la Organización Campesina del Norte, niega contactos con la presunta guerrilla. "Son simples delincuentes, rechazamos la lucha armada", asegura. Denuncia persecución a dirigentes.


"Es una gran mentira que la Organización Campesina del Norte sea una base del EPP (Ejército Paraguayo del Pueblo). En nombre de toda la directiva, desmiento rotundamente. Nosotros no estamos de acuerdo con la lucha armada", sostiene Asunción Duarte, presidente de la OCN.

Esta organización campesina, con más de 20 años de existencia, la de mayor fuerza y trayectoria en Concepción, es relacionada por los organismos de seguridad como una presunta base del EPP desde que una camioneta propiedad de la OCN fue capturada en la localidad de Puentesiño, el 6 de febrero de 2006, con un cargamento de balas, pólvora y provisiones, presuntamente para miembros del grupo armado que se hallaban ocultos en el Parque Nacional Paso Bravo.

Duarte dice que los cargos nunca pudieron probarse, pero que desde entonces se inició una campaña de persecución contra los dirigentes de la OCN. "Nosotros hemos analizado esta situación en nuestra directiva, y concluimos que esos que se hacen llamar guerrilleros y tiran panfletos por ahí, están en una simple delincuencia. En toda América Latina, en este momento, no hay condiciones para ninguna guerrilla. Si hay algún compañero que dice ser guerrillero, esa es una cuestión absolutamente personal, que no avalamos como organización", destaca.

CACERÍA Y ASESINATO.
El presidente de la OCN denuncia que en nombre de la persecución a los presuntos guerrilleros o delincuentes, en realidad la intervención policial y militar establecida desde hace más de una semana en Concepción y San Pedro solo está persiguiendo a las organizaciones campesinas legalmente establecidas, que luchan por un cambio social.

"Los policías y militares han iniciado una cacería de varios compañeros dirigentes en las zonas de Kurusu de Hierro, Nueva Fortuna y TacuatÍ Poty, a quienes se les ha detenido ilegalmente por simples rumores o sospechas y se les ha torturado salvajemente, como han podido comprobar en el mismo sitio los miembros de la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy)", apunta Duarte.
La situación se tornó más grave con el asesinato de Martín Ocampo, la noche del lunes 12 de enero, en la colonia Sebastián Miranda, Huguá Ñandú.

"El compañero Ocampo era un líder antiguo de la OCN, un gran luchador a quien se persiguió injustamente, porque nunca se le pudo probar ninguna vinculación con el grupo armado que asaltó y quemó la comisaría de Huguá Ñandú hace tres años. Ahora él estaba siendo perseguido por sectores ligados al Gobierno anterior, y todo hace suponer que se está iniciando un asesinato selectivo de dirigentes campesinos en la zona", indica.

NO A LA MILITARIZACIÓN.
La OCN rechaza la militarización de Concepción y San Pedro, y exige al Gobierno el retiro de las tropas. Igualmente, pide la liberación de todos los dirigentes detenidos y el respeto a la libertad de organización, y el derecho de reunión.

No hay comentarios: